¿Los jóvenes pueden aprender lo que necesitan por cuenta propia?

El autoaprendizaje es la facultad que tiene una persona para dirigir, controlar, regular y evaluar su forma de aprender de forma consciente e intencionada, haciendo uso de estrategias de aprendizaje para lograr el objetivo o la meta deseados.

A veces los adultos pensamos que los jóvenes no tienen el interés ni el ánimo de autoaprender todo lo que necesitan para abrirse paso por la vida, y es por eso que debemos trazarles un plan bien definido de qué, cuándo y cómo deben aprender.
Pero la realidad es que los jóvenes pueden tener empuje y energía para aprender por sí mismos todo lo que necesitan.

Maya Penn es una chica estadounidense de 16 años que ha creado su propia colección de moda y está creando su propia serie de animación. Además ha escrito y publicado libros. A la corta edad de 8 años creó su primera empresa y actualmente destina el 20% de todas sus ganancias a organizaciones caritativas y ecológicas.

¿De dónde surge su capacidad para aprender por ella misma todo lo que necesita?

En una de las charlas que dio en TED, Maya explica que al principio ella no tenía planes de crear negocios y que su único anhelo era crear artículos bonitos que no fueran dañinos para el medio ambiente y devolver a la comunidad algo de lo mucho que ella ha recibido.
Pero ese pequeño anhelo la ha llevado a aprender todo lo que necesita en áreas de diseño, animación y mercadeo para luego crear sus propias empresas.

Lo más importante que los jóvenes deben aprender

Lo más importante que podemos enseñarles a nuestros jóvenes, sin duda, es a que conviertan sus anhelos más profundos en una visión.

En vez de exigirles que cumplan con ciertas tareas o que memoricen ciertos datos, podemos inspirarlos dándoles un proyecto que incluya todas las destrezas que queremos que desarrollen, basado en los anhelos particulares de cada joven. Cuando tenemos una idea o un proyecto que deseamos realizar, nuestra actitud se transforma en entusiasta y proactiva, y anhelamos que llegue cada mañana para levantarnos a dedicar tiempo y energía en aprender todo lo que necesitamos para ver esas metas realizadas.

Si nuestros jóvenes son conscientes de sus propios anhelos y son capaces de convertirlos en metas alcanzables, tendrán la motivación suficiente para mantenerse abiertos, con iniciativa y aprendiendo no sólo lo que necesitan para cumplir sus propias metas, sino contribuyendo para beneficiar a otros con sus acciones.

¿Sabes cómo inspirar a los jóvenes que te rodean?
Pulsa aquí.

Next ArticleLo más valioso que le puedes enseñar a tu hijo